El 9 de agosto se realizó en el Auditorio José Pablo Martín un nuevo acto de colación en la UNGS. Acompañados por familiares y amigos, 32 graduados de pregrado y grado y seis de posgrado recibieron sus diplomas.

En su discurso, la rectora Gabriela Diker felicitó a quienes recibieron su título y aseguró: “Vemos, en esta escena, el punto en el que todo el trabajo y los esfuerzos de una institución como esta encuentran su sentido, uno de sus sentidos fundamentales. Este acto dice: hemos cumplido con una de nuestras principales funciones sociales, la de garantizar el derecho a la educación superior. Pero también vemos, desde acá, lo que nos falta aún hacer para que otros jóvenes, compañeros y compañeras de ustedes puedan llegar hasta aquí”.

Diker se refirió a “dos miradas” en “disputa” y “diametralmente opuestas” sobre este acto: “Una que sostiene que recibir un diploma es y debe ser un privilegio y otra, la nuestra, que ve en esta escena, no la sanción de un privilegio sino el ejercicio de un derecho y un acto de justicia”.

“No tengo dudas de que cada uno de ustedes, como graduados de la UNGS, como graduados de la universidad pública, va a ser capaz de mostrar, a través de su ejercicio como profesionales, lo que la educación pública es capaz”, concluyó.

Por su parte, la investigadora docente del Instituto del Conurbano (ICO-UNGS) Pamela Flores también se dirigió a los graduados con palabras emotivas: “Desde este doble rol de graduada y profesora puedo decirles que de todas las experiencias en este proceso de aprendizaje creo que las más motivadoras fueron aquellas en las que pude compartir conocimientos locales. Y esto es sumamente enriquecedor porque estudiar en el conurbano, ese lugar en el que vivimos y trabajamos, tiene un fin: el de mejorarlo y construirlo día a día”.

En tanto, Jimena Geron, una de las graduadas del profesorado universitario en Historia, consideró en su discurso que el haber alcanzado un título universitario es un “logro colectivo” y no un mérito individual. “Cuando decimos que la experiencia de la universidad pública nos afecta, nos transforma, estamos diciendo que ya no podemos ser indiferentes a las injusticias que acontecen”, reflexionó y concluyó: “A nuestra mirada crítica de la realidad, tenemos el desafío de empaparla de empatía y compromiso”.

La situación con los pueblos originarios y las comunidades mapuches estuvo presente durante la ceremonia. La rectora cerró su discurso pidiendo la aparición de Santiago Maldonado, el joven desaparecido tras haber participado de una protesta en Chubut.